Polémica por el chequeo obligatorio para las carreras a partir de 5 K

Polémica por el chequeo obligatorio para las carreras a partir de 5 K

Especialistas explicaron a Infobae cuáles son los estudios esenciales que hoy no están contemplados en la llamada “Ley de Gimnasios”, que rige sólo para la Ciudad de Buenos Aires. El debate

A partir del 2016, todas las personas que corran en la Ciudad de Buenos Aires deberán presentar un certificado médico a los organizadores al momento de inscribirse.

La modificación de la Ley N° 139, conocida como Ley de Gimnasios” tiene como objetivo “prevenir y reducir los infortunios en el deporte” a partir de los 5K, pero -según los especialistas- no están contemplados todos los estudios necesarios para la alta competencia.

“Estamos a favor de todo las medidas que mejoren la calidad de vida. Es importante generar una cultura de salud en la población; que en la agenda de cualquier persona, haga deportes o no, exista la necesidad de realizarse chequeos médicos y poder saber si tienen problema que desconocen”, dijo a Infobae Mario Petrucci, presidente de la Asociación Civil Carreras y Maratones Ñandú, organizadora de la Maratón Internacional de Buenos Aires.

“Desde la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) celebramos esta iniciativa ya que desde hace tiempo insistimos en la importancia de que toda la población (niños, jóvenes y adultos) efectúe, como norma, la consulta al médico cardiólogo y el electrocardiograma a la hora de practicar cualquier deporte”, comentó Roberto Peidro, presidente de la organización.

Felipe Contepomi, ex capitán de Los Pumas y director general del Centro Médico Contepomi, también celebró la medida y sostuvo que “el apto físico es fundamental para el inicio de cualquier actividad deportiva. El tiempo aproximado del chequeo es de una hora y a partir de los resultados se puede asistir al deportista con recomendaciones para alcanzar los objetivos propuestos y detectar, en caso que exista, deficiencias para poder así corregirlas”.

Para Claudia Lescano, licenciada en alto rendimiento deportivo y directora de Delivery Fit, “es importante que sea a partir de los 5K. Estas carreras suelen ser de las más concurridas. Por un lado, porque es muy convocante para los corredores amateurs y, por otro, la utilizan los profesionales, aquellos que corren la maratón, como banco de pruebas, para mejorar sus tiempos. En ambos casos, la exigencia física a la que es muy intensa“.

¿Cuáles son los estudios?

El artículo 6 de la Ley N° 139, que hasta ahora era solo para los gimnasios, exige “a sus usuarios un certificado de aptitud física extendido por profesional médico con título y matrícula habilitada, el cual poseerá una validez de un año a partir de la fecha de su otorgamiento”.

Si no se realizan nuevas modificaciones, los especialistas explicaron a Infobae que al ser un deporte de exigencia extrema debe incluir algunos exámenes, que no son comunes a otras disciplinas.

“Ahora hace falta esperar la instrumentación, cuáles serán los estudios obligatorios. ¿Se aplicará a todas las personas que hacen deportes? Por ejemplo, en la ciudad se promueve el uso de la bicicleta, que está muy bien, pero ¿se les exige un estudio a todos?, ¿hay un control?”, agregó Petrucci.

En la actualidad, los chequeos no colocan a la ergometría como obligatoria, ya que la deja a criterio del profesional.

Por ejemplo, en menores de 35 años el cheque está compuesto por un examen clínico, electrocardiograma y radiografía de tórax; mientras que en mayores de 35, examen clínico, laboratorio, radiografía de tórax y electrocardiograma.

“En un chequeo para runners hay algunos que jamás pueden faltar. El primero es una ergometría del esfuerzo, que puede ser en cinta o bicicleta. Gracias a este estudio, se debe llevar al corredor a su frecuencia cardíaca máxima”, dijo Lescano a Infobae.

Desde la FCA explicaron que “el apto médico obligatorio de esta nueva norma indica la realización de dos estudios: un electrocardiograma y una radiografía de Tórax”, pero que para la “práctica responsable de cualquier deporte” se debe incluir:

Consulta con el médico cardiólogo donde se interroga al paciente sobre antecedentes familiares y personales, además se realiza un examen físico y se toma la presión arterial; también se recomienda la realización de un ecocardiograma doppler.

“Aquellos jóvenes que se encuentren federados en algún deporte o practiquen actividades de alto rendimiento, deben realizarse uno a los 16 o 17 años de edad. Si la persona tiene más de 35 años, se debe incluir la realización de un examen de laboratorio para detectar la existencia de factores de riesgo que desarrollen la enfermedad cardiovascular y la realización de una prueba de ejercicio, o ergometría de 12 derivaciones”, dijo Peidro.

“Siempre el foco está en lo cardiovascular, ya que el 85% de las muertes súbitas son atribuibles al corazón, pero existe un 15 o 10% que queda fuera, como un paciente con epilepsia o asma, por lo que en INEBA podemos hacer otro tipo de estudios que van más allá de lo cardiovascular”, explicó a Infobae Carlos Reguera. médico cardiólogo y Jefe del area de Medicina Preventiva de INEBA

Reguera subió un poco más la vara, ya que consideran que debido a la exigencia se debe analizar desde lo cardio a la alimentación: “En nuestro caso realizamos un cuestionario de 12 preguntas para entender el vínculo del paciente con el running. Luego, una evaluación cardiológica y electrocardiograma, ergometría y ecocardiograma doppler. Después, una evaluación clínica (análisis de laboratorio, radiografía y espirometría), para finalizar con la evaluación nutricional que permite hacer recomendaciones de dietas ajustadas a la disciplina deportiva, orientadas a las calorías que se consumen al hacer este tipo de ejercicio”.

Además, los especialistas aseguraron que tampoco debe faltar una placa de tórax y un análisis de sangre completo. Con la placa puede verse el tamaño del corazón, mientras que con el análisis, si la persona está anémica o hasta el funcionamiento de las tiroides.

Para Petrucci, la modificación de la ley no afectará el fenómeno del running: “Creo que no va a haber un descenso de runners. Seguramente, a mucha gente no le gustará, pero no tengo dudas que lo harán. Es lo que sucede siempre que se busca poner una nueva norma de seguridad. Mucha gente se enojó cuando comenzó a ser obligatorio el uso del cinturón, pero entendieron su importancia”.

“Más allá del control médico es importante que los organizadores de las carreras contemplen la otra parte de la ley, que indica poner en funcionamiento un sistema de emergencias acorde. Se debe tener un equipo capacitado para realizar las maniobras de RCP adecuadas si hay un episodio, que se utilice el DEA, que la derivación sea precoz. Esta parte de la prevención es de suma importancia también, más allá de los estudios cardiovasculares que un paciente se puede hacer”, sumó Reguera, de INEBA.

Sabrina More, una runner amateur, comentó a Infobae que “es una buena manera de controlarse, pero no todos tienen acceso a realizarse ciertos estudios, como la ergometría”.

“De alguna manera, esto cercena la libertad de las personas a realizar ejercicios. Hay muchos corredores que no están dentro del sistema de salud privado y así se les quitaría la posibilidad de seguir participando en carreras oficiales”, dijo.

Finalmente Petrucci adhirió a este pensamiento: “El Estado debe darle la posibilidad a las personas de realizarse todos los estudios. Desde la ergometría a los análisis de sangre. Aquellas personas que no pueden costearlo no deben tener trabas para realizar ejercicios”.

Nota Infobae: https://www.infobae.com/2015/12/28/1779429-polemica-el-chequeo-obligatorio-las-carreras-partir-5-k/